La Pasión de Naoko, capítulo 8: Dulce intriga

Comentarios · 350 vistas

Octavo capítulos de la novela juvenil Yuri!

Por fin Kasumi sale de su casa. Bostezando y con su rostro enrojecido e hinchado de una larga noche de sueño, saluda con un abrazo a su amiga. Naoko, por su parte, tiembla de intriga.

- Oye, ¿no has dormido bien, verdad? Estás inflada y roja como un tomate...

- Sí, de hecho tú me despertaste antes que sonara el despertador. ¡No te lo perdonaré! (se ríe mientras bosteza profundo)

- Lo siento Kasumi... Estoy muy acostumbrada a despertar temprano, y anoche nos quedamos "haciendo la tarea" hasta muy tarde. Ya es mucha suerte que yo esté aquí desde entonces...

- ¡Ojalá yo tuviera tantas energías como tú! Aunque debo decir que, ya me has demostrado cuántas energías tienes... (se sonroja aun más)

- ¿Tienes clase especial en el club hoy? Tengo ganas de probar uno de tus pasteles...

Kasumi se sorprende por el cambio rotundo de tema, pero le promete que será la primera en probar su pastel de frambuesas. Naoko se percató de ello aunque le restó importancia. Aun rondaba por su cabeza aquel mensaje que no pudo leer.

- Oye Kasumi... ¿Qué me habías dicho en el correo? Sabes, cuando quise sacar mi celular del bolso se cayó y la pantalla se astilló...

- Conque no pudiste leerlo... En él te dejaba una adivinanza sobre el día de hoy (le miente). Y hasta que no lo descubras no te diré nada.

- ¿Cómo crees que adivine, si no me das ni siquiera una señal o pista?

- Te daré la primera sólo para que no comiences mal tu día.

Kasumi se acerca y de la un beso a su dedo índice. Luego se lo acerca a los labios de Naoko, que suspira en medio de una mezcla de emociones.

- Espera hasta la segunda clase del día y tendrás otra pista. Vamos, entremos que ya sonará la primera.

- Está bien, ¡pero no me dejes tan intrigada!

Entran a clases. Naoko se queda muy pensativa ante lo extraña que se comporta su amiga, considerando que entre ellas no hay secretos. De todas maneras, y en vano, intenta hacer del día lo más normal posible. No puede evitar preguntarse a cada rato de qué se trata tanto misterio.

Hoy tocó examen sorpresa de Matemáticas. Es su fuerte y ya se considera profesora particular de Kasumi en el área.

- Si estuviera aquí Kasumi, ¡le aventaría este examen como castigo! (piensa) Espero que llegue pronto la hora del almuerzo... (suspira profundamente)

Suena la campana y entrega su examen. Es excelente: ¡unos magníficos 91 puntos! No puede presumírselo a su amiga, ya que ni siquiera puede desbloquear su celular (a escondidas puede apenas ver la hora). Busca a las corridas, pese a la advertencia de la presidente del Consejo Estudiantil, a Kasumi, que se encuentra en el salón 6A.

- (Huele el aroma dulce en el aire) Mmm...! ¡Ese debe ser el pastel de frambuesas! ¡Kasumi, Kasumi!

- Hola amiga, ¿está todo bien? Aun no termino el pastel, pero puedo ya darte la segunda pista... (unta el mismo índice en el bowl de la crema batida) Aquí puedes probar cómo será el pastel, y otra cosa más, que te diré más tarde.

- ¡Sabe muy bien! Pero aun sigo intrigada, no puedo desbloquear mi celular, aquí no puedo sacarlo y me tienta saber qué me has escrito... Por favor Kasumi, ¡dime ya de que se trata! (al borde del llanto caprichoso)

- Ten paciencia, ya verás... Toma, prueba la crema. Esta tarde para merendar llevaré el pastel que está horneándose. ¿Cómo has estado hasta ahora?

- ¿Cómo crees que esté, si me tienes vacilando todo el día? (se ríe tibiamente)

- No te preocupes, pronto sabrás palabra por palabra todo.

- (Interrumpe rápidamente) Apenas saques ese delicioso pastel, ven conmigo al pasillo 4 de la biblioteca. Tengo que decirte algo...

Naoko tiene algo entre manos, puede que sea como respuesta a la actitud de Kasumi como también una sorpresa...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios